Los pros y los contras que dejó el pabellón del conocimiento digital, en Colombiamoda 2020

Como lo mencionó Carlos Eduardo Botero, presidente ejecutivo de Inexmoda en una entrevista realizada el día de ayer por un live, en el perfil de Código Malva: “Vamos hablar de lo bueno y lo malo de Colombiamoda, pero al menos, no estamos frente a un titular como uno que leí hoy en un medio internacional, sobre diferentes ferias de moda: Tal organización, tiró la toalla

Con ansiedad diferentes miembros del sector moda estaban a la expectativa de lo que sería esta semana digital. La esencia de esta feria, siguió intacta: moda, conocimiento y negocios.

El pabellón del conocimiento fue una de las secciones que más tuvo cabida en esta versión, teniendo dos líneas diferentes: Una gratuita con 27 foros que se llevaron acabo del 27 al 31 de julio, siete masterclass y catorce talleres en modalidad de pago, con una experiencia más personalizada.

Los temas que más se tocaron en esta sección de aprendizaje fueron: Digitalización, sostenibilidad y adaptación.

Digitalización

La migración a lo digital se aceleró en pasos agigantados en consecuencia de la pandemia, y cambio tanto las dinámicas de los expositores, como la disposición de los asistentes.

Personajes como Salvador Barrena, Digital transformation leader en Centric Software, y Lafayette con su charla Mentalidades del Consumidor 2020, realizaron sus exposiciones vía streaming. Hablaron acerca de lo que es el panorama digital en la moda, de cómo la lucidez en lo virtual está en lograr -a distancia- una experiencia que despierte los sentidos.

Esta lucidez necesaria en las prácticas digitales, se vio opacada en el ámbito del conocimiento en Colombiamoda, al no brindar una interactividad y una comunicación bilateral.

A pesar de tener invitados nacionales e internacionales relevantes en la industria, -lo cual fue un reto bien librado por Inexmoda, teniendo en cuenta el poco tiempo que tuvieron para transfigurar el evento-, esta sección gratuita se vio sosegada por la falta de interacción.

Con Camilo Guerrero Villegas, coordinador y profesor del programa Fashion Law en LCI, tuvimos una charla hace unos días sobre los sentimientos que despertó esta experiencia académica digital, en la edición de este año.

Ig:cguerrerovillegas

Sostenibilidad

La mayor parte del contenido académico giro entorno a la sostenibilidad. Prácticas como la moda circular y la conciencia al comprar, están tocando cada vez más la industria local.

Conversaciones como la de Ana María Osorio, coordinadora nacional de sostenibilidad UPB, esclarece una visión de los lazos entre la digitalización y la sostenibilidad, de cómo este se teje con más fuerza con el paso del tiempo, construyendo un consumidor más informado y curioso por el proceso en el que se concibió su compra.

La amplitud de este concepto abarca diversas dinámicas, que hasta ahora es un tema que se está poniendo sobre la mesa en Colombia, y que algunas marcas se están yendo por estas herramientas más ecológicas en su producción.

Y como menciono Karla Martínez de Salas, Directora Editorial de Vogue México y Latinoamérica en su charla en este pabellón: “No se puede hablar de sostenibilidad, sin hablar de artesanía en Latinoamérica.”

Adaptación

La adaptación no solo fue un tema que rodó por este pabellón, los exponentes, los asistentes, los diseñadores y todo el equipo de Inexmoda, fueron un claro ejemplo de la rapidez con la que el ser humano puede abrazar los cambios.

Esta esfera se desmenuzo desde todas sus miradas. Percepciones sociales e históricas que pudimos presenciar con un exponente como Sebastián Álvarez, hablando de la historia y la razón de ser de los códigos de vestimenta islámica, y cómo occidente que ha sido muy escéptico con estas estéticas, ahora se ve permeado por la necesidad de cubrir el rostro.

Por la línea de las mascarillas estuvo presente Claudia Fernández, doctora en diseño y creación, y magister en arte y diseño; con la charla Nuevas realidades, preguntas abiertas para el diseño en tiempos volátiles.

En este espacio, pudimos conocer desde su voz diferentes ópticas y retos que tiene el diseño. Como esta rama del arte ha tenido que adaptarse a incluir un elemento, como lo son las máscaras en la cotidianidad.

“La mascarilla es un signo de nuestro presente, un símbolo de lo actual”, expresó Fernández.

Este pabellón estuvo lleno de sentimientos encontrados, por un lado, la falta de interactividad dejó un sin sabor en las dinámicas que Inexmoda usó para llevar a cabo la parte académica del evento.

Pero en este barco de incertidumbre por el mañana estamos todos, y la adaptabilidad ha llegado a cambiar empresas, estilos de vida, ideas y miradas. Tanto así, que más allá de haber sido un tema en la parrilla de Colombiamoda 2020, Inexmoda lo vivió en carne propia a tanta velocidad, que a pesar de los altibajos, logró llevar una feria más democrática a través de la pantalla.

Con cariño,

Natalia Torres.

Moda consciente

“Experimenta, alquila, diviértete y devuélvelo” con Priscila Fashion Rental

Priscila Fashion Rental

En Colombia la alta moda ahora va de la mano con la moda circular, gracias a María Fernanda Hernández, dedicada al lujo, la marroquineria, además de ser creadora de Priscila Fashion Rental, desmitifica el uso de prendas de diseñador contribuyendo a una industria más consciente.

Priscila es un espacio en la ciudad de Bogotá para que todos tengan la posibilidad de divertirse a través de la moda, como está marcado en la primera pared con la que te topas al ingresar, “sueña, prueba, experimenta, alquila, diviértete y devuélvelo”.

Estas seis palabras deberían ser esenciales a la hora de renovar nuestro closet; la moda en diferentes escenarios puede ser intimidante debido a estereotipos o prejuicios que giran en torno a ella, las incógnitas más usuales que permanecen en la mente antes de ingresar a una tienda de diseñador son: ¿será demasiado costoso? ¿para qué entro si no voy a comprar nada? o ¿si me lucirán esas prendas?

Para dejar a un lado este pequeño tormento que puede llegar a la hora de querer lucir diferente, para un evento como: una reunión de trabajo, un bruch o una edición del Bogotá Fashion Week. La renta de prendas de diseñador es una gran opción, como lo dice María Fernanda “En lugar de gastar mucho dinero o pedir ropa prestada, Priscila Fashion Rental es una extensión del closet de cualquier mujer”.

Con diferentes prendas como: capas, kimonos, vestidos, carteras, chaquetas y sastres, reúne a diferentes diseñadores colombianos como: Olga Piedrahita, Bethel, Andrea Landa, Hernàn Zajar, Mario Hernandez, Code of Conduct, Eloisa Studio, Atelier Crump, A Modo Mio, entre otros.

Los costos de alquiler varían según la prenda y la cantidad de días que la tendrás en tu poder, la opción de préstamo es de dos a siete días y su valor puede oscilar entre $80.000 y $500.000 pesos, según el precio a público de la prenda. Además, ofrecen membresías, entre esas Priscila Práctica, con la cual, tendrás acceso a cuatro prendas al mes por el valor de $380.000, cada una por siete días, y Priscila Sorprende, que incluye seis prendas al mes y una hora de asesoría con María Fernanda Hernández, por $580.000 pesos.

Este modelo de negocio en la industria de la moda local, es más que necesario, no solo es la experiencia de vestir diseñadores emblemáticos colombianos, si no dar a conocer marcas emergentes y jóvenes, a un segmento de compra amplio.

Por último, como punto más importante, generando conciencia, contribuyendo de una forma positiva al medio ambiente, para nadie es un secreto que esta es una de las industrias más contaminantes en el mundo, el 50% de las prendas fabricadas por el Fast Fashion acaban en la basura en menos de un año, generando toneladas de Co2 al ser quemada, y si los modelos de negocios siguen esta moda rápida, para el 2030 las emisiones de gases contaminantes aumentaran en un 50% según la ONU.

Viendo los closets de mis clientas y viendo la tendencia en el mundo, donde la propiedad ya no es importante, si no lo importante es vivir el ya y el ahora, no estar preocupada por ¡ay no tengo que ponerme!” menciona María Fernanda, ¿usted optaría por una extensión de su closet para no perder el gusto de vestir prendas de diseñador, contribuyendo con el cuidado y la conciencia del medio ambiente?

Con cariño,

Natalia Torres.