Volver a lo esencial “day by day”

La velocidad y la inmediatez era algo que dábamos por sentado. Vivir con prisa era parte del día a día, tan cotidiana era la celeridad que nos desprendió de lo esencial por mucho tiempo.

El valor de lo esencial y lo funcional se desvaneció, tanto en diferentes aspectos de nuestra vida, como en la moda. La industria iba a un paso presuroso de creaciones – hasta predicciones – para llenar el deseo hambriento de los consumidores.

Con la actual crisis por la que pasa el mundo, la relación entre moda y modernidad debería replantearse. Estos dos conceptos que han sido un matrimonio a lo largo de la historia, vienen de una visión futurista y apresurada, donde la planeación de piezas y colecciones son un calendario textual.

¿Qué pasa si vemos el futuro como el hoy?

Si le damos lugar a lo que vivimos en este momento, llevando vivencias cotidianas tanto globales como locales a quien está detrás de una pantalla o de una revista, se lograría generar una moda más intima y ecléctica.

Este “day by day” no es tan descabellado, si percibimos modelos y teorías desde la academia. Mallarmé poeta francés, presentaba desde 1874 una visión de la moda más personal, comprendiendo la modernidad como la esencia del “presente puro”.

En la revista francesa La nouvelle Mode, el poeta publicó un artículo que explicaba la relación entre tiempo y moda: “ya que haber anticipado la moda en varias temporadas puede parecer para algunos como olvidar nuestro deber, que es crear moda día a día. Entonces, en lugar de acertar el futuro, volvamos al presente…”

Sentir esta intimidad con la moda no es desfasado, y aún más si tenemos en cuenta las condiciones actuales en las que el mundo se encuentra debido a la pandemia.

Alessandro Michele, director creativo de Gucci comparte en la página oficial de la casa italiana unas “Notas de Silencio”, fragmentos de su diario de lo que han sido los últimos meses: “Siento la necesidad de renovar ese vínculo, purificando lo esencial y eliminando lo superfluo.”

gucci.com

Saborear lo efímero y dejar en segundo plano las predicciones, y por ende el rechazo de “lo que llego tarde” en la moda, hoy es una necesidad.

“Me doy cuenta plenamente de que esta posibilidad de contar, de narrar, no puede verse limitada por la tiranía de la velocidad. Ahora sabemos que era demasiado frenético lo que hacíamos, demasiado insidioso nuestro viaje. Y ante esta concienciación renovada, siento la necesidad de marcar un tiempo diferente, libre de otras imposiciones y de plazos que arriesguen con humillar la creatividad.”

Alessandro Michele

La comodidad y la funcionalidad se están volviendo sustanciales al momento de consumir –no solamente moda–, la necesidad de nuevas estéticas derivadas de la protección contra el virus o el simple hecho de pasar el mayor tiempo del día en casa, está generando nuevas ornamentaciones.

Prendas como monos de diferentes telas, el uso de tapabocas o mascaras fáciles; el incremento de la compra de sudaderas, pijamas o vestimentas cómodas, trae nuevamente la visión de la funcionalidad como un eje principal.

Crece la necesidad por la identificación, en consecuencia porque tenemos que cubrir parte de nuestro rostro. Como un arcoíris en un día lluvioso, pueden convertirse estos cambios que están surgiendo en la moda en tiempos de Covid-19.

La riqueza de la intimidad como la comprenden Mallarmé y Alessandro Michele, da momento a desprenderse de prejuicios y comenzar desde la singularidad de nuestro hogar, a experimentar con siluetas, colores y estilos. Que en la fugacidad de la cotidianidad, no nos habríamos atrevido a usar.

Una concepción diferente sobre el tiempo en la moda está renaciendo, una época que traerá abundancia de dimensiones y miradas.

Con cariño,

Natalia Torres.

Sigue navegando sobre moda en nattalia.style

Los pros y los contras que dejó el pabellón del conocimiento digital, en Colombiamoda 2020

La semana pasada vivimos el evento más grande de moda en Colombia, con el reto de adaptarnos a una experiencia digital. ¿Cómo fue esta experiencia? Desde mi vivencia, les cuento como se desenvolvieron estos pabellones académicos, además les traigo unos minutos de lo que fue una charla sobre Colombiamoda 2020 con Camilo Guerrero Villegas

Nuevas miradas del lujo y la alta costura

Un podcast y una galería para conocer algunas alianzas de las casas de lujo con marcas, colaboraciones con artistas y músicos. Estas que rompen las barreras tradicionales del lujo y la alta costura

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

LA MODA EN CONTRA DEL COVID-19

Algunas marcas internacionales y nacionales, que han demostrado su conciencia y solidaridad frente a la pandemia

En los últimos meses la vida nos ha dado un giro, como individuos y sociedad estamos pasando por una metamorfosis en nuestros hábitos y en la manera en que percibimos la vida. Lo que antes veíamos en las películas y leíamos en los libros de historia acerca de las pandemias, hoy es nuestra realidad.

El COVID-19 ha puesto en pausa la vida personal de muchos, planes, y entre otras cosas, la productividad de pequeñas y grandes empresas. Notoriamente, la prioridad debe ser nuestra salud física y mental, de nuestros vecinos, familiares, amigos y de la humanidad.

Esta metamorfosis y preocupación por la salud, ha llevado a la industria de la moda a diversificarse en plataformas digitales, cancelar diferentes eventos y solidarizarse con sus trabajadores y consumidores. En este artículo, encontraran algunas de las marcas que han decidido contribuir con esta problemática mundial.

Gucci

Hace tres días la marca de lujo italiana público un comunicado en su perfil de Instagram, donde informa que realizaron dos donaciones, una a nivel local, donando 1 millón de euros al Departamento de Protección Civil italiano, para reforzar la asistencia en la salud. La otra fue la misma cantidad donada a nivel mundial, “Al Fondo de Respuesta a la Solidaridad Covid-19 de la Fundación de las Naciones Unidas en apoyo de la Organización Mundial de la Salud.”

Instagram: @gucci

Inditex

El gigante textil que tiene en su poder grandes marcas como Zara, Stradivarius, Breshka, Oysho, entre otras, el 18 de marzo informó que pondría a disposición del gobierno español, toda su capacidad logística y de gestión comercial, para atender las diferentes necesidades que se presenten, debido a la urgencia sanitaria.

Además de la donación de 10.000 mascarillas, el envió que confirmó el diario español AS el pasado 21 de marzo, proveniente desde China, con 5.000 trajes protectores para el personal de sanidad y más de un millón de mascarillas.

Tomada de: Pinterest

Balenciaga

La casa de moda Balenciaga, comunicó la fabricación de mascarillas para contrarrestar su escasez en Francia, debido al virus. Kering, la empresa francesa a la que pertenece Balenciaga, no confirmó la cantidad de estas que se fabricarán, pero si afirmó que llegarán tres millones de mascarillas importadas desde China.

Foto tomada de: Pinterest.

Arturo Calle

En el ámbito local, Arturo Calle ha sido uno de los grupos empresariales en el sector de la moda más conscientes y solidarios. El 19 de marzo publicaron un comunicado oficial, donde decidían el cierre tiendas y fábricas, a partir del día siguiente, poniendo como prioridad la salud de sus clientes y sus más de 6.000 trabajadores.

Instagram: @arturocalleoficial

En una entrevista para Blu Radio, el empresario Carlos Arturo Calle, afirmó que seguirá pagando los salarios de sus trabajadores, además de manifestar que “Hacer esta pausa en el camino es algo muy importante, que nos lleva a meditar más, a generar más empleo. A querer más al ser humano, a nuestros empleados, a nuestros clientes. Esto que pasa nos va a servir para que Colombia sea más grande.”

Y como menciono la reconocida firma italiana Gucci: “Estamos todos juntos en esto.” No pierdan el positivismo, ni la calma, y ojalá todas las acciones que han tomado estas marcas, sirvan de inspiración para diferentes grupos empresariales, grandes y pequeños, para los gobernantes y para todos como humanidad. Para ser más conscientes y solidarios frente a esta pandemia, porque cuando la marea baje, el mundo no volverá a ser el mismo.

Con cariño,

Natalia Torres.