Los pros y los contras que dejó el pabellón del conocimiento digital, en Colombiamoda 2020

Como lo mencionó Carlos Eduardo Botero, presidente ejecutivo de Inexmoda en una entrevista realizada el día de ayer por un live, en el perfil de Código Malva: “Vamos hablar de lo bueno y lo malo de Colombiamoda, pero al menos, no estamos frente a un titular como uno que leí hoy en un medio internacional, sobre diferentes ferias de moda: Tal organización, tiró la toalla

Con ansiedad diferentes miembros del sector moda estaban a la expectativa de lo que sería esta semana digital. La esencia de esta feria, siguió intacta: moda, conocimiento y negocios.

El pabellón del conocimiento fue una de las secciones que más tuvo cabida en esta versión, teniendo dos líneas diferentes: Una gratuita con 27 foros que se llevaron acabo del 27 al 31 de julio, siete masterclass y catorce talleres en modalidad de pago, con una experiencia más personalizada.

Los temas que más se tocaron en esta sección de aprendizaje fueron: Digitalización, sostenibilidad y adaptación.

Digitalización

La migración a lo digital se aceleró en pasos agigantados en consecuencia de la pandemia, y cambio tanto las dinámicas de los expositores, como la disposición de los asistentes.

Personajes como Salvador Barrena, Digital transformation leader en Centric Software, y Lafayette con su charla Mentalidades del Consumidor 2020, realizaron sus exposiciones vía streaming. Hablaron acerca de lo que es el panorama digital en la moda, de cómo la lucidez en lo virtual está en lograr -a distancia- una experiencia que despierte los sentidos.

Esta lucidez necesaria en las prácticas digitales, se vio opacada en el ámbito del conocimiento en Colombiamoda, al no brindar una interactividad y una comunicación bilateral.

A pesar de tener invitados nacionales e internacionales relevantes en la industria, -lo cual fue un reto bien librado por Inexmoda, teniendo en cuenta el poco tiempo que tuvieron para transfigurar el evento-, esta sección gratuita se vio sosegada por la falta de interacción.

Con Camilo Guerrero Villegas, coordinador y profesor del programa Fashion Law en LCI, tuvimos una charla hace unos días sobre los sentimientos que despertó esta experiencia académica digital, en la edición de este año.

Ig:cguerrerovillegas

Sostenibilidad

La mayor parte del contenido académico giro entorno a la sostenibilidad. Prácticas como la moda circular y la conciencia al comprar, están tocando cada vez más la industria local.

Conversaciones como la de Ana María Osorio, coordinadora nacional de sostenibilidad UPB, esclarece una visión de los lazos entre la digitalización y la sostenibilidad, de cómo este se teje con más fuerza con el paso del tiempo, construyendo un consumidor más informado y curioso por el proceso en el que se concibió su compra.

La amplitud de este concepto abarca diversas dinámicas, que hasta ahora es un tema que se está poniendo sobre la mesa en Colombia, y que algunas marcas se están yendo por estas herramientas más ecológicas en su producción.

Y como menciono Karla Martínez de Salas, Directora Editorial de Vogue México y Latinoamérica en su charla en este pabellón: “No se puede hablar de sostenibilidad, sin hablar de artesanía en Latinoamérica.”

Adaptación

La adaptación no solo fue un tema que rodó por este pabellón, los exponentes, los asistentes, los diseñadores y todo el equipo de Inexmoda, fueron un claro ejemplo de la rapidez con la que el ser humano puede abrazar los cambios.

Esta esfera se desmenuzo desde todas sus miradas. Percepciones sociales e históricas que pudimos presenciar con un exponente como Sebastián Álvarez, hablando de la historia y la razón de ser de los códigos de vestimenta islámica, y cómo occidente que ha sido muy escéptico con estas estéticas, ahora se ve permeado por la necesidad de cubrir el rostro.

Por la línea de las mascarillas estuvo presente Claudia Fernández, doctora en diseño y creación, y magister en arte y diseño; con la charla Nuevas realidades, preguntas abiertas para el diseño en tiempos volátiles.

En este espacio, pudimos conocer desde su voz diferentes ópticas y retos que tiene el diseño. Como esta rama del arte ha tenido que adaptarse a incluir un elemento, como lo son las máscaras en la cotidianidad.

“La mascarilla es un signo de nuestro presente, un símbolo de lo actual”, expresó Fernández.

Este pabellón estuvo lleno de sentimientos encontrados, por un lado, la falta de interactividad dejó un sin sabor en las dinámicas que Inexmoda usó para llevar a cabo la parte académica del evento.

Pero en este barco de incertidumbre por el mañana estamos todos, y la adaptabilidad ha llegado a cambiar empresas, estilos de vida, ideas y miradas. Tanto así, que más allá de haber sido un tema en la parrilla de Colombiamoda 2020, Inexmoda lo vivió en carne propia a tanta velocidad, que a pesar de los altibajos, logró llevar una feria más democrática a través de la pantalla.

Con cariño,

Natalia Torres.

Volver a lo esencial “day by day”

La velocidad y la inmediatez era algo que dábamos por sentado. Vivir con prisa era parte del día a día, tan cotidiana era la celeridad que nos desprendió de lo esencial por mucho tiempo.

El valor de lo esencial y lo funcional se desvaneció, tanto en diferentes aspectos de nuestra vida, como en la moda. La industria iba a un paso presuroso de creaciones – hasta predicciones – para llenar el deseo hambriento de los consumidores.

Con la actual crisis por la que pasa el mundo, la relación entre moda y modernidad debería replantearse. Estos dos conceptos que han sido un matrimonio a lo largo de la historia, vienen de una visión futurista y apresurada, donde la planeación de piezas y colecciones son un calendario textual.

¿Qué pasa si vemos el futuro como el hoy?

Si le damos lugar a lo que vivimos en este momento, llevando vivencias cotidianas tanto globales como locales a quien está detrás de una pantalla o de una revista, se lograría generar una moda más intima y ecléctica.

Este “day by day” no es tan descabellado, si percibimos modelos y teorías desde la academia. Mallarmé poeta francés, presentaba desde 1874 una visión de la moda más personal, comprendiendo la modernidad como la esencia del “presente puro”.

En la revista francesa La nouvelle Mode, el poeta publicó un artículo que explicaba la relación entre tiempo y moda: “ya que haber anticipado la moda en varias temporadas puede parecer para algunos como olvidar nuestro deber, que es crear moda día a día. Entonces, en lugar de acertar el futuro, volvamos al presente…”

Sentir esta intimidad con la moda no es desfasado, y aún más si tenemos en cuenta las condiciones actuales en las que el mundo se encuentra debido a la pandemia.

Alessandro Michele, director creativo de Gucci comparte en la página oficial de la casa italiana unas “Notas de Silencio”, fragmentos de su diario de lo que han sido los últimos meses: “Siento la necesidad de renovar ese vínculo, purificando lo esencial y eliminando lo superfluo.”

gucci.com

Saborear lo efímero y dejar en segundo plano las predicciones, y por ende el rechazo de “lo que llego tarde” en la moda, hoy es una necesidad.

“Me doy cuenta plenamente de que esta posibilidad de contar, de narrar, no puede verse limitada por la tiranía de la velocidad. Ahora sabemos que era demasiado frenético lo que hacíamos, demasiado insidioso nuestro viaje. Y ante esta concienciación renovada, siento la necesidad de marcar un tiempo diferente, libre de otras imposiciones y de plazos que arriesguen con humillar la creatividad.”

Alessandro Michele

La comodidad y la funcionalidad se están volviendo sustanciales al momento de consumir –no solamente moda–, la necesidad de nuevas estéticas derivadas de la protección contra el virus o el simple hecho de pasar el mayor tiempo del día en casa, está generando nuevas ornamentaciones.

Prendas como monos de diferentes telas, el uso de tapabocas o mascaras fáciles; el incremento de la compra de sudaderas, pijamas o vestimentas cómodas, trae nuevamente la visión de la funcionalidad como un eje principal.

Crece la necesidad por la identificación, en consecuencia porque tenemos que cubrir parte de nuestro rostro. Como un arcoíris en un día lluvioso, pueden convertirse estos cambios que están surgiendo en la moda en tiempos de Covid-19.

La riqueza de la intimidad como la comprenden Mallarmé y Alessandro Michele, da momento a desprenderse de prejuicios y comenzar desde la singularidad de nuestro hogar, a experimentar con siluetas, colores y estilos. Que en la fugacidad de la cotidianidad, no nos habríamos atrevido a usar.

Una concepción diferente sobre el tiempo en la moda está renaciendo, una época que traerá abundancia de dimensiones y miradas.

Con cariño,

Natalia Torres.

Sigue navegando sobre moda en nattalia.style

Nuevas miradas del lujo y la alta costura

Un podcast y una galería para conocer algunas alianzas de las casas de lujo con marcas, colaboraciones con artistas y músicos. Estas que rompen las barreras tradicionales del lujo y la alta costura

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.