La Tienda del Putas apoya a vendedores informales y trabajadoras sexuales en Medellín

Colombia es uno de los países en donde el trabajo sexual es legal, tal y como lo expresa la sentencia T-629-10. Sin embargo, el oficio no se encuentra regulado y no hay un marco jurídico que les garantice los derechos laborales.

Este vacío jurídico, como lo denomina el abogado Francisco Adames, deja a los trabajadores y trabajadoras sexuales sin garantías para la afiliación al Sistema de Seguridad Social, sin regulaciones y deslegitima un trato digno.

En Medellín, un grupo de ocho mujeres decidieron unirse para defender los derechos de las trabajadoras sexuales de la ciudad de la eterna primavera, creando Putamente Poderosas. “Somos mujeres, defendiendo los derechos de otras mujeres”, dijo Carolina Sánchez, integrante del colectivo.

Este un espacio para dialogar, visibilizar y resignificar la palabra puta. Como expresan en sus redes sociales, apropiándose de un significado expansivo y libre de prejuicios para poner este tema –el trabajo sexual– sobre la mesa, en una sociedad en la que aún se habla con timidez y en la que algunos se hacen “los de las gafas”, frente a estas problemáticas.

El colectivo que nació en enero de este año, busca “ser una plataforma para las trabajadoras sexuales. Ser un puente entre las trabajadoras, el estado y la ciudadanía. Para que el trabajo sexual se reconozca como un trabajo digno en Colombia”, expresó Sánchez.

Algunas de sus integrantes son diseñadoras gráficas, comunicadoras sociales, diseñadoras de vestuario, como lo es su directora Melissa Toro y abogadas, en el caso de Carolina Sánchez. Que pretenden brindar otras oportunidades laborales, acompañamiento en espacios de información y sobre todo, dar voz a las trabajadoras y trabajadores.

Tienen diferentes líneas de trabajo, entre estas el proyecto “Expansiones Poderosas”. Este se desarrolla en los inquilinatos del centro de Medellín, y allí, a través del arte, la escritura y la lectura, emerge un ambiente libre de estereotipos y prejuicios, para crear miradas y conversaciones desde la empatía.

LA TIENDA DEL PUTAS

Candela y Sayonara, estos nombres PUTAMENTE PODEROSOS son las referencias de dos monos que vienen en tela náutica antifluidos. Llamando a la igualdad y a la diversidad, son prendas unisex disponibles en seis tonalidades.

Fotografías. Instagram: latiendadelputas

En este punto, es donde la moda y las miradas sociales y políticas se unen en el mismo escenario. Esta marca nace en tiempos de pandemia, cuando el colectivo decide tomar acciones frente a las trabajadoras sexuales y vendedores informales de Medellín, los cuales han sido unos de los nichos laborales más afectados por el aislamiento.

Los ingresos de la marca son destinados directamente a las campañas del colectivo, para contribuir con mercados y bonos a estos trabajadores, los cuales la mayoría viven al día y se ven más expuestos al contagio y a la desigualdad social. 

En la sección de la espalda, el mono tiene estampada la frase “PUTAMENTE PODEROSAS” – la cual es opcional –, pero que con todo el vigor reitera nuevamente uno de los propósitos de este movimiento, resignificar la palabra puta. Esta, que en diversas ocasiones se dice con odio, que se usa para desmeritar y ofender a la mujer, se puede transformar para gozar de su uso sin encono ni juicios.

“Nos hemos encontrado con problemas, como de que esta palabra no la podemos poner en la publicidad, no puede ir con un nombre institucional porque está mal vista.” -Carolina Sánchez.

PUTA, CADENETA Y CHISME

Un espacio donde no solo se entrelazan los hilos, sino que se tejen conversaciones alrededor de todo lo que cobija el trabajo sexual.

Foto. Instagram: putamentepoderosas

Estos encuentros semanales que actualmente se realizan por plataformas digitales, son: “La excusa perfecta para romper el imaginario, los estereotipos y saber qué ella es una mujer, como mi mamá y mi abuela, la cual puede enseñarme algo.” Dijo Sánchez.

Estas representaciones artísticas que se alimentan de tertulias y de puntadas de empatía, son abiertas al público; siempre van de la mano con una instructora y una trabajadora sexual.

Foto. Instagram: putamentepoderosas

Actualmente PUTAMENTE PODEROSAS está generando diversas campañas para apoyar a las trabajadoras sexuales en Medellín, pero su iniciativa de resignificar y cuestionar como la sociedad mira a las mujeres que laboran en este ámbito, cruza las fronteras paisas y ¿por qué no? Colombianas.

Bien lo dice Carolina Sánchez: “La idea es que esto sea un modelo replicable, que sea una plataforma que se pueda replicar en otras ciudades del país, sobretodo porque somos conscientes que esta problemática no es solo de Medellín, sino de todo el país.”

Con cariño,

Natalia Torres.

Publicado por

Natalia Torres

Estudiante de comunicación social y periodismo, apasionada por escribir, aprender, por temas como la moda, beauty, la cultura y los estudios de la moda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s